El Tono de Voz y el Género

Las mujeres de hoy en día hablan en un tono más grave y profundo de lo que lo hacían sus madres o abuelas. Se debe a la dinámica cambiante de poder entre hombres y mujeres y a la igualdad de oportunidades entre ambos sexos que la nueva era está implantando en la sociedad. Esta afirmación se basa en diversos estudios que ha recogido la BBC.

La cadena pública británica se basa sobre todo en uno realizado por Cecilia Pemberton, patóloga del habla y del lenguaje de la Universidad de Australia del Sur, que ha estudiado las voces de dos grupos de mujeres de su propio país de entre 18 y 25 años. Ella, junto a su grupo de investigadores, compararon grabaciones de archivo de mujeres hablando en 1945 con otras más recientes tomadas a principios de la década de 1990. El equipo descubrió que la «frecuencia fundamental» había disminuido en 23 herzios (Hz) durante cinco décadas, desde un promedio de 229 Hz a uno de 206 Hz. Una diferencia significativa que el oído humano puede percibir fácilmente.

El motivo de este cambio se puede deber, según los investigadores, al ascenso de las mujeres a papeles más prominentes en la sociedad, lo que les habría llevado inconscientemente a adoptar un tono más profundo para proyectar autoridad y dominio en el lugar de trabajo.

Un buen ejemplo de esto fue la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, que contrató a un entrenador de habla profesional para ayudarla a sonar más autoritaria, bajando deliberadamente el tono de su voz en casi 60 Hz, algo que la hizo sonar mucho más decidida y poderosa. Aunque la mayoría de nosotros no podemos llegar a tal extremo, otras investigaciones recientes muestran que todos adaptamos espontáneamente el tono de nuestras voces para señalar nuestro rango social.

¿Os habéis preguntado alguna vez por qué la tecnología tiene voz de mujer?

El GPS del coche, Siri, Cortana…Dicen los estudios que las voces femeninas suenan más fiables. Por algo el 99% de los dispositivos la tienen.

El profesor de la Universidad de Indiana Karl MacDorman, especializado en la interacción entre humanos y máquinas, explicó que el motivo podría ser la aceptación generalizada que existe hacia las voces femeninas. “Es más sencillo encontrar una voz femenina que le guste a todo el mundo que una masculina”

También tiene que ver que las tareas de estas asistentes de voz se acerquen mucho a tareas históricamente relacionadas a la mujer, como recepcionista, telefonista o guía. A eso hay que sumar que la mayoría de ingenieros que desarrollan estos programas son hombres. “Creo que los hombres encuentran atractivas a las mujeres, y a las mujeres también les va bien relacionarse con mujeres”, añadió MacDorman.

Sin embargo algunas veces no es así: BMW tuvo que cambiar la voz de su GPS en Alemania porque los hombres no se sentían cómodos recibiendo órdenes de una mujer. Un estudio de 2005 defendía que las voces femeninas “agotan” al cerebro masculino, puesto que poseen un timbre más complejo que el de ellos (debido al tamaño y la forma de las cuerdas vocales femeninas) lo que les lleva a “desconectar” cuando llevamos mucho rato hablando.

El uso de voces femeninas se remonta a antes de la II Guerra Mundial, cuando las teleoperadoras se comunicaban con los pilotos para guiarlos en la batalla y, sin saberlo, sentaron las bases de la telecomunicación como la entendemos hoy. “Cuando las voces pretenden transmitir autoridad, tienden a ser de hombre”. Así que sí, probablemente las voces femeninas de los gadgets refuerzan los estereotipos de género, no sólo porque sirven al usuario, sino porque la tecnología en sí misma es sobre la comunicación y las relaciones (áreas en las que las mujeres se supone que son buenas).

También se ha demostrado que los humanos tendemos a responder mejor ante las voces femeninas porque las asociamos a sensaciones agradables y sinceras, una reacción más biológica que cultural, puesto que el principal contacto por voz que recibimos durante nuestros primeros 9 meses de vida es el de nuestra madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies