El desafío de la presencia de diferentes generaciones en la empresa actual

Basados en la profunda convicción que desde Grupo Ascendent tenemos hacia las diferentes capacidades de las personas que es lo que hace enriquecer las organizaciones, hoy nos centramos en un hecho que ocurre en las empresas a día de hoy y es la presencia de diferentes generaciones con sus diferentes valores, maneras de entender las cosas, conocimientos tecnológicos e incluso distinta ética.

En una empresa llegan a coincidir personas nacidas en los 50-60, las del baby boom de los 70 e incluso los llamados millenials del 95 en adelante.

Existen diferencias fundamentales en la forma de trabajar de los miembros de cada generación. De hecho, la tecnología constituye uno de los rasgos diferenciales de estos grupos de profesionales tan heterogéneos. Los nativos digitales, incorporación clave en las empresas hoy en día, pueden ser percibidos como una amenaza por parte de los trabajadores más veteranos, cuyas habilidades tecnológicas y ofimáticas no están tan desarrolladas.

A pesar de estas diferencias, a las organizaciones les corresponde la tarea de atender el talento de cada generación, para incorporarlo en aquellos proyectos o negocios en los que sea más adecuado. Igualmente relevante es fomentar la interrelación entre los miembros de los distintos colectivos por medio de políticas generacionales, para así lograr que los más jóvenes hereden el conocimiento de los veteranos, antes de que estos se desvinculen de la empresa.

La inclusión de los perfiles más jóvenes está cambiando las estructuras organizativas de las empresas, ya que para ellos las prioridades son otras. Toman en valor el tratar a un directivo de forma más cercana, no aceptar horarios preestablecidos en un contrato laboral, apreciar los valores éticos de una compañía o querer participar en la toma de decisiones.   También en  la forma de trabajar, permitiendo que el teletrabajo y la flexibilidad ganen peso en las compañías. De hecho, el tiempo libre y los valores empresariales son aspectos muy apreciados por los nuevos trabajadores, que no dudan en cambiar de empleo de forma más frecuente si no consiguen este tipo de demandas.

Lo cierto es que la fuerza de trabajo del futuro estará compuesta por esta generación, pero para llegar a ello, hay una transición que se está produciendo en la actualidad. El colectivo de mayor edad y, por ende, con mayor experiencia, conviven con los nuevos trabajadores más jóvenes. La buena sintonía entre unos y otros es todo un desafío para el departamento de Recursos Humanos de las empresas, que ve cómo hasta las fórmulas de reclutamiento están cambiando.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies