Convertir tu casa en tu oficina, teletrabajo

teletrabajo

Las nuevas modalidades de empleo surgidas de las Tecnologías de la Información y la Comunicación, el auge de empresas que prestan sus servicios a través de la red y los profesionales independientes han hecho habitual el teletrabajo. Las tareas que necesitan la presencia física de los empleados no son habituales en estas nuevas formas de empleo, por lo que se evitan desplazamientos y costes innecesarios. La jornada laboral ha cambiado el concepto. No se trata de “horas de oficina” sino de “horas de trabajo”.

Son muchas las compañías que han adoptado este nuevo concepto y ven en el teletrabajo el futuro del empleo. Sin duda, esta modalidad redefine las relaciones entre empresas y trabajadores y ofrece interesantes y nuevas posibilidades de empleo. Pero, como cualquier otra modalidad laboral, tiene inconvenientes y ventajas para las partes contratantes.

Si estás pensando en sumarte a esta modalidad, sopesa las siguientes cuestiones:

Ventajas del teletrabajo

El teletrabajo facilita la compaginación de la vida laboral y personal al tener una gran flexibilidad horaria. Suele tratarse de cumplir objetivos y no de horas a “rellenar”. Por esto, puedes diseñar el horario que mejor se adapte a tus necesidades.

Al evitar los desplazamientos ganaremos en tiempo y dinero. Podrás ahorrarte el trasporte y la comida, sin duda algo muy atractivo. Además, notarás como se reduce tu nivel de estrés al evitar los típicos atascos de las grandes ciudades.

Si consigues establecer un plan y una área de trabajo, aumentará tu productividad. Al encontrarte en un entorno tranquilo y sin distracciones ajenas, tu rendimiento será superior.

Adiós a los conflictos laborales. Al evitar la convivencia con otras personas, se reducen las tensiones con jefes y compañeros.

Desventajas

Mezclar personal y laboral. Sino consigues marcar un horario cerrado, corres el peligro de no desconectar nunca. El contrapunto es desconectar demasiado. El no tener un jefe “pisándote los talones” puede provocar que dejes todas tus tareas para más tarde y no cumplas tus objetivos. Para evitar ambos extremos es imprescindible marcarse un horario y unas metas diarias.

Soledad. Sobre todo al principio, puede que eches de menos la rutina del café con otros compañeros. Además, realizar el trabajo desde casa precisa mucha autonomía y conocimiento en el área ya que solventar dudas con compañeros no es factible.

Sedentarismo. La no obligación diaria de salir de casa puede provocar que te acostumbres a una rutina menos activa. Intenta salir de casa todos los días, salir a caminar o al gimnasio.

Ahora que conoces las ventajas y desventajas más comunes del teletrabajo ¡Tú decides!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies