¿Cómo puedes aumentar tu productividad?

productividad

Llegas al trabajo y te encuentra con una lista de tareas interminable que te produce estrés solo verla y piensas “Hoy, salgo a las mil” ¿Cuántas veces nos hemos enfrentado a esa situación?

Y, efectivamente, nos disponemos a terminar con todo aquello que tenemos pendiente, pero resulta imposible. Te vas a casa más tarde de lo que deberías, agotado y frustrado… ¡Aprende a aumentar tu productividad!

Aumentar tu productividad, misión posible

Aunque creas que lo has probado todo y que resulta imposible, no lo es. Si consigues incorporar a tu rutina algunos hábitos, verás aumentar tu productividad.

Para empezar, planifica tu jornada. Dedica unos minutos a esta tarea. No pienses que es una pérdida de tiempo, todo lo contrario. Te permitirá priorizar y avanzar en los temas de mayor urgencia o importancia. Hazte un planning y puntea cada tarea que finalices, te motivará para seguir con las siguientes.

Identifica tus mejores horas del día, aquellas en las que tu capacidad de concentración sea mayor y dedícaselas a aquellas cosas que te resulten más complejas. Conseguirás resolverlas con más agilidad y efectividad.

Evita el “multitasking”. Cada tema necesita su propio tiempo y hacer varias tareas a la vez, alterará tu concentración y disminuirá la calidad del resultado. Termina lo que estés haciendo antes de pasar a otra cosa.

Tu espacio de trabajo debe ser tu templo. Un entorno ordenado y minimalista potenciará tu motivación y creatividad. Tener todo “manga por hombro” favorece las distracciones.

Elimina las distracciones. A no ser que el móvil forme parte de tus herramientas imprescindibles de trabajo, intenta prestarle la menor atención posible. Sabemos que esto no es fácil de cumplir, pero piensa que cada vez que echas mano a tu teléfono pierdes tiempo que tendrás que recuperar cuando tu jornada laboral haya acabado.

¿No logras concentrarte, tienes hambre, sueño? Debes darte unos minutos para despejar tu mente. Levántate de la silla, da un paseo, pica algo, lo que sea. Necesitas un cambio de rutina para que la concentración vuelva a ti.

Dedica algún tiempo a analizar cómo ha ido la jornada. No hace falta que lo hagas en la oficina. En el ascensor, en el coche, donde sea. Te permitirá descubrir en qué has fallado durante el día, si es que lo has hecho.

La última de las pautas para aumentar tu productividad, pero no por ello menos importante ¡desconecta! No te lleves el trabajo a casa, debe quedarse en la oficina. Ahora, toca disfrutar de tu vida personal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies