Beneficios de las empresas que cuentan con un Plan de Igualdad

Como sabéis Grupo Ascendent ha elaborado durante todo este año un Plan de Igualdad en el que nos hemos implicado todos los trabajadores/as de la empresa. Esto nos ha reportado unos beneficios más allá de lo económico que pasamos a describir.

Como sabéis Los planes de igualdad son una obligación  para las empresas de más de 250 trabajadores, como fija la  Ley para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres de 2007, también supone una serie de ventajas para los negocios que muchas veces el empresario no se ha parado a valorar, y por eso quizá ha desdeñado su implantación.

Enumeramos a continuación una serie de ventajas de crear y sobre todo, de implantar un Plan de Igualdad.

Mejora de la productividad. En esto coinciden todos los expertos. Los planes de igualdad favorecen un mejor uso de los tiempos. En general, derivan en una mayor dedicación y productividad.

Reduce el absentismo laboral. Entre otras cosas, porque reduce el estrés en las plantillas esta gestión más eficiente y justa de los recursos humanos en la que se apuesta, de entrada, por cuestiones como la conciliación de la vida laboral y familiar.

Mejora el clima laboral. Está relacionado con lo anterior. Con la reducción de diferencias entre  compañeros y compañeras, mejora el clima laboral, lo que han demostrado los distintos estudios sobre las empresas que han implementado estas medidas en su rutina. La conflictividad laboral se reduce.

Racionaliza los horarios. Con este tipo de medidas se contribuye a un uso de los tiempos más racional y a una gestión de los recursos humanos moderna. 

Favorece la flexibilidad de la organización. Directamente relacionado con lo anterior, hay que tener en cuenta que las políticas de conciliación de la vida laboral y familiar implican una gestión de los recursos humanos con elementos de flexibilidad. Y a su vez, los cambios por parte de las empresas que suponen más flexibilidad “repercuten en que el resto de las actividades también lo hagan y de esta forma la empresa tenga más capacidad de respuesta ante los continuos cambios que se producen en su entorno”.

Desarrolla la creatividad y la innovación. Con la implantación de planes de igualdad se apuesta por aprovechar el talento de las mujeres de la misma forma que el de los hombres. La no discriminación en la selección por parte de las empresas representa una oferta de trabajo más amplia y más formada. Se ahorra por tanto en selección y formación, y se retiene el talento. El compromiso con la igualdad de oportunidades en las fuentes de reclutamiento genera un doble beneficio: favorece la imagen como una compañía que fideliza el talento y, por tanto, es una fuente muy importante de atracción del mismo. 

Sustitución de sanciones por la elaboración de un plan de igualdad. Esto figura como una de las ventajas más prácticas tras una visita de la Inspección de Trabajo que detecte que se está incumpliendo con la ley en la materia, por ejemplo.

Preferencia en la adjudicación de contratos de las administraciones públicas. Ésta es otra de las ventajas que la dirección de la empresa puede percibir rápidamente y que ha hecho, por ejemplo, que la elaboración de los planes de igualdad se haya convertido en un aliciente para las pymes, que no están obligadas en principio. 

Credibilidad de la responsabilidad social. Estas empresas pueden transmitir una imagen de excelencia a la sociedad y, por tanto, una ventaja competitiva. Y es que contar con planes de igualdad puede contribuir a mejorar la imagen frente a los clientes y la sociedad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies